Te propongo que cierres los ojos y pienses en los  movimientos del Universo. Arriba, abajo, derecha, izquierda, adelante, atrás y el movimiento en espiral que es una síntesis de todos los movimientos anteriores. Bueno, ahora piensa el aprender como una suma de todos esos movimientos, a través del cual suena un ritmo, un fluir , que a veces nos lleva hacia adelante, o hacia atrás, o ambos lados pero que cuando nos apropiamos de eso que aprendemos, somos impulsados “hacia arriba” desde ese movimiento espiralado.  Hemos “subido un escalón”, para ver las cosas desde un lugar distinto, más amplio.

Pensar el aprender desde esta idea, es pensarla como una acción   desde la cual hacemos una verdadera alquimia entre nuestro mundo interno y el mundo que nos rodea, nos descubrimos, desarrollamos y develamos  nuestro potencial. Donde podemos ser los creadores de las transformaciones que nos llevan a crecer y ampliar nuestra conciencia de las cosas del mundo y de nosotros mismos.

Todos aprendemos distinto, ya que a partir de nuestra singularidad  de ser y estar en el mundo, nuestra historia y experiencias, vamos construyendo una “modalidad de aprender”. La calidad del ambiente, los estímulos, las circunstancias, los vínculos, las condiciones sociohistóricas y otras variables que nos afectan, colorean de alguna manera ese “modo singular”. También es cierto que en algún punto nuestra forma de aprender o distintas variables ajenas a nosotros mismos, pueden condicionar u obstaculizar nuestro proceso de aprender. Sin embargo….

“no existe nada más poderoso que la voluntad humana.”

querer-es-poder-450x348

De más está fundamentar esta frase, cuando nos rodean innumerables ejemplos de personas que han superado y se han visto fortalecidos en sus aprendizajes a partir de vivir  situaciones de gran adversidad. Esto encierra la verdad sobre que, lo que determina el que aprendamos o no, es nuestra elección de hacerlo. Significa que nosotros, tenemos el poder de hacer las transformaciones que se necesitan para poder tener aprendizajes exitosos y significativos que favorezcan el crecer y  transformar nuestra historia y nuestra relación con el mundo.

“Aprender es una elección”

Como favorecer el potencial  de  aprender de nuestros hijos.?

No necesitamos ser profesionales del aprendizaje para conocer como aprenden nuestros hijos. Tampoco existe la receta a través de la cual podamos comprender y entender “su modalidad de aprender”. Algo que nos permite conocerlos en su aprender es, valga la redundancia, el aprender  a  ser buenos observadores de sus formas de acercarse a los objetos del mundo y de relacionarse con ellos. Pero como buen conocedor, primero necesitamos ser conscientes de nuestro propio “borde”. Nuestro propio borde, en realidad somos nosotros: Que sentimos, que pensamos, como nos relacionamos, como conocemos, como aprendemos. Nuestro hijo es un sujeto singular. Para verlo en todo su potencial de ser, debemos tomar la distancia necesaria y no confundirnos en ellos. Sintetizando, un camino para acompañarlos y favorecer en sus aprendizajes cotidianos, es en principio aprender un poco más sobre nosotros.

Desarrollar la Autoconciencia

Saber que los niños aprenden por imitación a través del ejemplo nos impulsa a sintonizarnos en la necesidad de cuidar  la calidad del ambiente y de los estímulos que les ofrecemos para crecer. Revisar y ser cuidadosos del ejemplo que les brindamos. Ser conscientes de la coherencia entre la palabra y las acciones que llevamos adelante, considerando el impacto y sus efectos en su desarrollo y crecimiento  es un gran esfuerzo, pero si lo pensamos desde el bienestar que les provoca, cambiar  por  otras formas que los acompañen, los sostengan y lo contengan desde una mejor calidad de vida, ya no cuesta tanto. Como todo en la vida es un dar y un recibir, nos beneficiamos nosotros también. Eso es aprender juntos. Y hacer un alto cada tanto y vernos en nuestras transformaciones, nos hace tomar conciencia de que ellos suelen ser grandes maestros nuestros.

Ejercer una Paternidad responsable

El aprender en un niño con una cardiopatía congénita

pjtaylor_large-we-heart-it

“Se dice que los pensamientos son cosas. Y producen resultados tangibles. Como un hombre piensa en su corazón así es él”.DK.

Muchos de ustedes se preguntarán que tiene que ver esto con el aprender?…Todo, les contesto.

El punto de partida  que influye sobre nuestra forma de aprender  es la percepción que tenemos de nosotros mismos. Lo que hemos construido a partir de nuestras vivencias y de la imagen que los que nos rodean nos reflejan de nosotros. Así es como construimos en nuestra mente una imagen y una idea sobre lo que somos. Desde esa idea medimos, evaluamos, nos pensamos, y nos sentimos en el mundo. De la misma forma, sucede con los niños.

Una forma de cuidar y favorecer el aprender en nuestros hijos , desde la complejidad que acompaña a su condición, es conocer nuestro mundo emocional y  ser conscientes de nuestros pensamientos .. de nuestras propias ideas sobre las vivencias que atravesamos con ellos. De los estados emocionales que nos generan y en los cuales elegimos permanecer condicionando nuestra modalidad de relacionarnos y de ver las cosas.  De nuestras ideas en relación a nuestro hijo y de cómo tanto las emociones y pensamientos que nos formamos sobre ellos y que sostenemos en el tiempo,  determinan la posición que los ponemos en nuestro círculo más íntimo, posición que impacta directamente sobre el lugar que el niño ocupará en su vida social, y sobre la idea que él mismo construirá de sí,  pensamiento que puede servirle de trampolín para crecer o de telaraña que lo aprisione.

tumblr_muqxyvlu3G1radul8o1_500

Ayuda y mucho, valorar sus logros desde sus tiempos y posibilidades. Pensarlos en su grandeza y fortaleza. Conectarnos desde el corazón para que, de a poco y con sus tiempos, construyan su desarrollo y comiencen a desplegar todo su potencial.  Aprender a observar y a caminar con ellos desde una visión inocente, despojada de prejuicios. Confiar, sostener y acompañar.

Ser  los pilares que lo sostengan y  eviten que su potencial de Ser se vea condicionado por otras variables que aparecen en la vida de relación. Ser sus voceros mientras son pequeños, pero siempre cuidando de fortalecer su carácter para que se autoafirmen y desarrollen la confianza en sí mismos, los puede impulsar a crecer sanos y felices.

Si sos su terapeuta, el observar su propio crecimiento acerca un poco a comprender su “modalidad de aprender”, a conocer sus ritmos, sus tiempos. Los  parámetros consensuados ayudan y orientan para saber cómo acompañarlos mejor, pero no para condicionarlos, no para pensarlos desde ese lugar. Mirar a ese niño como un ser grande y fuerte que ha tenido que pasar por situaciones impensadas,y poder relacionarte con él desde ese lugar, te devolverá un gran sentido de humildad y respeto ante su presencia, y transformará totalmente tu enfoque sobre la tarea.Considerar el camino que transitas a su lado  como una oportunidad de descubrimiento, investigación y aprendizaje puede ayudar también. Se sabe muy poco sobre las cardiopatías congénitas, así que todas las asociaciones con lo que ya sabes y lo que observes, puede aportarte mucho conocimiento que sería muy valioso que compartas.

En síntesis, todos los que acompañamos a los niños con una cardiopatía congénita ,  podemos enseñarles a sentirse y a pensarse en toda su plenitud para favorecer sus aprendizajes y lograr una mejor calidad de vida.. Y ellos pueden enseñarnos a todos los que participamos en sus vidas a valorar las pequeñas pero grandes cosas, a ser generosos, pacientes. A romper nuestros propios esquemas. Y sobre todo aprender a ver más allá de las formas. A captar como si fuera una chispa de conciencia  el verdadero sentido de la palabra VIDA…Y empezar a ser puntos de luz.

De eso se trata el  aprender y educar con un corazón distinto. De aprender y educar con el alma. De corazon a corazon. 

Compartilo con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *