Que se siente ser un papá de un niñ@ con una cardiopatía congénita?…Como escribir sobre cómo se vive , que se siente, que se piensa y como expresa todo este trampolín de emociones que vivimos en el día a día junto a  nuestros hijos, desde el rol de ser padre?

padre-e-hijo

Para nosotras las madres, es más fácil por naturaleza..tenemos más facilidad para expresar nuestras emociones, y eso de alguna manera nos libera y saca a la luz ese volcán interior que nos quema por dentro..Tantas angustias, miedos, enojos, preocupaciones, preguntas sin responder…Nuestra naturaleza femenina nos tira un salvavidas, que nos permite siempre encontrar algún lugar, persona o forma de canalizarlas o por lo menos si no podemos hacerlo solas, de tener la voluntad de pedir ayuda para poder sostenernos de pie…

En el caso de los padres, ellos sufren en silencio todo ese alud emocional que se nos viene encima, y como guerreros que son, siempre miran hacia adelante asi sientan que se caen en pedazos por dentro por ver a nuestros hijos sufrir , permanecen de pie aunque sientan que sus piernas le flaqueen , pero sostienen a su familia y le ponen el pecho al vendaval que se avecina..Porque nuestr@s hij@s, madres, también son hij@s de guerreros .

Por  su naturaleza distinta a la nuestra, no es frecuente que expresen sus emociones , por lo que muchas veces, tanta angustia se traduce en estados físicos , sobretodo luego que pasan las tormentas fuertes..Aquellos padres que tienen claros sus deberes de proveer todo lo que a su familia necesita, sobretodo en estos tiempos donde cuando más allá de lo que significa acompañar a un hij@ con una enfermedad crónica, se suma los obstáculos ecónomicos y sociales , las obligaciones cotidianas, los lleva a postergar en el tiempo el encontrar por  un momento un lugar para sacar el aire, y mirar alrededor para buscar aunque sea por un instante, donde apoyarse.

Por eso, cuando me hice la pregunta sobre: como escribir como se vive, se siente, se piensa ser un papá de un hij@ con un corazón distinto, simplemente busqué con mi mirada al papá de mi hijo, y lo reconocí en toda su entereza, su grandeza, su hombría, su compañerismo y su gran amor inmenso hacia nuestro pequeño gigante, que por supuesto Mati siente en el medio de su pecho y lo muestra cuando lo llama “MI PAPÁ”.

Este, es mi pequeño homenaje para mi compañero, que tantas veces me sostuvo aunque él también estuviera caído.

Feliz día para él, y para todos los papás que,como el papá de nuestro Mati corazón de león,  sienten  y llevan con el alma  la tarea sagrada de ser padre.

 

Compartilo con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *